Endodoncia

¿Cómo se realiza la endodoncia?

Endodoncia en el centro de ValenciaLa endodoncia es tratamiento odontológico que actúa directamente en los conductos radiculares del diente, es conocido con el nombre de endodoncia porque permite inactivar el nervio de la pieza dental. Concepto, causas y procedimiento Esta técnica popular extrae o mata el nervio al extirpar de forma parcial o total la pulpa dental, pero también devuelve la funcionalidad del diente porque se rellena el espacio o raíz y se evita el dolor en esa pieza. Una de las causas habituales que llevan al paciente a la consulta del dentista tiene relación con la necrosis de la pula, además de infecciones con posteriores inflamaciones de la zona dental. La existencia de caries es uno de los factores que producen pulpitis, así como distintos traumatismos que convierten en necesaria la endodoncia. Actualmente las técnicas practicadas por los odontólogos están muy avanzadas y se realizan diferentes tipos de tratamientos dentales con materiales de calidad, que permiten una restauración perfecta del diente después del tratamiento de conductos. Endodoncia en Valencia Los profesionales que se dedican a este tipo de afecciones son llamados endodoncistas y disponen de todos los avances científicos, además de tecnológicos para realizar el procedimiento como los especialistas que trabajan en Clínica Llobell Cortell. Técnicas especializadas Situaciones diferentes como caries profundas o piezas dentales fracturadas, pueden ser causa de endodoncia evaluadas por el dentista. Localizando previamente con técnicas especializadas como radiovisiografía o localizador apical el nervio afectado, la rapidez, precisión y experiencia del médico consiguen tratar el nervio con excelentes resultados. El objetivo es conservar la muela o diente limpiando correctamente todo el tejido destruido, para después rellenar el espacio y sellarlo correctamente, evitando su extracción que se produce generalmente por falta de tratamiento. Los dentistas especializados en este procedimiento limitan su actuación para practicar únicamente está técnica, principal razón por la cual adquieren gran destreza y aumentan la precisión. Distinguidos por su eficiencia los endodoncistas consideran después de realizada la endodoncia, si existe necesidad de colocar un perno o poste para mejorar el soporte del diente, que después se recubre con una corona o funda. Estos pasos son indispensables para mejorar la masticación, conservando la estética y color del diente. Un excelente tratamiento que facilita la conservación de la pieza dental en distintas situaciones, como por ejemplo:

  • Fracturas, prótesis o fisuras, cuando la necesidad del tratamiento se justifique por el grado de afección del diente.
  • Dolor fuerte que cumpla con las características del proceso de endodoncia para tratar el nervio.
  • Necrosis, una dolencia que afecta el tejido pulpar y requiere la extracción de los restos de tejido, considerado bacteriano o necrótico.

¿Cómo se tratan lesiones dentales graves?

Estos casos necesitan una correcta desinfección de la zona y también requieren que el conducto sea rellenado en forma tridimensional, para que el dentista pueda efectuar la restauración del diente después de la endodoncia. Un protocolo que evita molestias cuando la pulpa aún se encuentra vital y se puede extraer por completo para salvar la pieza. Cuando la lesión afecta el hueso el endodoncista aplicará en la zona una medicación específica, que tiene que permanecer en el interior del diente durante dos semanas. Generalmente se necesita una sola sesión, excepto cuando se detecta en el diagnóstico un contenido bacteriano alto que indica la necesidad de dos sesiones, porque la lesión afecta al hueso. Existe un paso o recurso previo conocido como la reendodoncia, llamado también cirugía periapical que intenta salvar el diente mediante este tratamiento similar a la endodoncia. Cuando el procedimiento ha fallado o la técnica no se ha efectuado correctamente, puede necesitar el paciente que un profesional experto realice nuevamente la actuación para eliminar totalmente la infección. La consulta a tiempo se recomienda para salvar el diente, evitando que la carie se haga más profunda y se produzca una factura que no permita realizar correctamente la técnica. En condiciones muy extremas, cuando la pieza ha sido afectada de forma irreparable para conseguir su restauración y no se puede tratar, es necesario llegar a la extracción o exodoncia de la pieza dental. El control después del tratamiento y la restauración completa tiene que ser controlado a través de pruebas radiográficas, para conocer si la lesión en el hueso ha remitido mediante consulta con el dentista, pasados seis meses del procedimiento.